Consejos y hábitos de vida saludable

Los hábitos de vida saludable van más allá de la enfermedad en sí. Una vida saludable no es solo no sufrir una enfermedad concreta, sino preparar el cuerpo y la mente para un correcto funcionamiento durante el mayor tiempo posible.

Las bases de una vida saludable son una buena alimentación, ejercicio físico y huir de hábitos tóxicos. Siguiendo algunos consejos podemos en poco tiempo notar los beneficios, y cuidar de manera óptima de nosotros mismos.

Dieta equilibrada

Una alimentación sana debe incluir todos los alimentos incluidos en la pirámide nutricional, sabiendo en qué medida debemos consumir cada uno de ellos. Básicamente los hidratos deberían suponer un cincuenta por ciento de los nutrientes diarios que necesita el cuerpo, los azúcares simples un diez por ciento y las grasas deberían suponer un treinta por ciento. A parte de éstos porcentajes, que por supuesto son aproximados, se debería incluir unos 25 gramos de fibra vegetal en la dieta.

Ejercicio físico

No hace falta convertirse en un deportista de élite para considerar que damos un correcto trato físico a nuestro físico. Lo que proponen la mayoría de organizaciones relacionadas con la salud es que nos movamos una media hora al día, siendo suficiente un paseo a paso rápido durante éste tiempo. Haciendo éste tipo de ejercicio podemos quemar la grasa sobrante y fortalecer los huesos y músculos de nuestro cuerpo, aparte de compensar la glucosa, presión arterial y colesterol.

Productos tóxicos

Principalmente se deben evitar hábitos que incluyan tabaco, alcohol y drogas. En relación al alcohol, las únicas excepciones son la cerveza y el vino, pero deben consumirse en una cantidad muy pequeña de manera diaria.

A parte de estos productos de consumo, debemos evitar exponernos a otras amenazas como por ejemplo un exceso de contaminación, excesiva exposición al sol o la radiación.

Otros hábitos

A parte de estos tres aspectos, es importante que sigamos otras indicaciones relacionadas por ejemplo con la higiene. Los entornos en los que nos movemos deben estar correctamente higienizados para evitar problemas sobretodo dermatológicos, pero también dentales o respiratorios. Por último, una vida social sana es fundamental para sentirnos totalmente realizados. La salud no está solo en el cuerpo, también reside en la mente, y gran parte de la salud mental reside en la relación que tengamos con los demás. Además de la psicología social, cualquier problema relacionado con la salud mental debe estar correctamente diagnosticado y tratado.

Si quieres proponernos algún consejo de hábito de vida saludable puedes hacerlo en los comentarios.

Publicado en Blog, vida saludable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *